martes, junio 13, 2006

El rock entra en el teatro

Se que soy un impresentable. Perdon por tanto tiempo sin escribir nada, ando bastante liado de trabajo ultimamente, de forma positiva en algunos casos, pero con algunos malos rollos tambien desatados por ahi. En fin, os dejo con un reportaje que ha publicado hoy "El Pais".

Una alegria que cosas como esta esten pasando en Espanha. Porque, no nos enganhemos, somos unos retrasados en muchos aspectos culturales. Ya en el anho 1969, Deep Purple tocaba con la Filarmonica de Londres en el Royal Albert Hall, el maravilloso "Concierto para grupo y orquesta" de Jon Lord que recomiendo a todo el mundo. Yo tengo el DVD y es espectacular. Hablando de cosas mas recientes, en Alemania, los Scorpions hicieron junto a la Filarmonica de Berlin el himno de la exposicion universal de Hannover del 2000. Y si nosotros fuesemos un pais medianamente consciente de nuestros bienes culturales, Baron Rojo hubieran tocado en el Teatro Real hace 20 anhos.

El rock entra en el teatro

Barricada presenta en el Lope de Vega de Madrid su disco 'Mordiscos'

TXEMA VALENZUELA - Madrid
ELPAIS.es - Cultura - 13-06-2006

En el Reino Unido o en EE UU sería algo normal, pero que aquí mismo un grupo de rock con el pedigrí de Barricada se atreva a rendir cuentas ante el público en un teatro no deja de ser sorprendente. Esta noche la banda, con más de 24 años de kilómetros a sus espaldas, lo ha hecho por tercera vez, y con un resultado espectacular.

Como ya hicieran en el Gayarre pamplonés o en el Principal de San Sebastián, los Barricada se han reinventado una vez más a sí mismos en el Teatro Lope de Vega de Madrid. Los de Pamplona han rescatado canciones de todo su repertorio y les han puesto un nuevo vestido en el que cabe de todo: soul, country, jazz y rock, muy buen rock.

Acompañados por un teclista, un saxofonista y tres coristas impecables, el Drogas, Boni, Alfredo e Ibon han ofrecido un repertorio de clásicos desconocidos para sus propios seguidores. Tu nombre en plan intimista, Deja que esto no acabe nunca a ritmo de jazz y cantada por el Drogas, Pídemelo otra vez absolutamente desnuda, y así una detrás de otra hasta completar el repertorio incluido en uno de sus dos nuevos discos: Mordiscos.

La primera parte del concierto ha tenido ese carácter básico y cercano que ofrecen las guitarras acústicas, pero después la cosa se ha ido calentando. Ya con guitarras eléctricas los Barricada se han empeñado en seguir adornando de un modo distinto al habitual todas y cada una de las canciones de su repertorio, y la gente, poco acostumbrada a ver un concierto de rock en un teatro, ha visto cómo las piernas pedían ponerse en pie.

Así ha sido con Blanco y negro, donde el público en pie y absolutamente desatado ha anunciado lo que iba a pasar apenas media hora después. En los bises, con No sé qué hacer contigo, los asientos sobraban y las palmas de las manos dolían ya de aplaudir.

La apuesta por la reinvención de los propios Barricada funciona, y la elegancia con la que consiguen introducir el soul de los coros, el delirio del saxo y la efectividad del piano en su lista de clásicos del rock urbano deja claro que cerca de 25 años de carrera no pasan en balde. Una pena que este fuera el último de los conciertos de su gira en un teatro.



2 comentarios:

raquel dijo...

Que en España somos un poco paletos es de sobra sabido; estoy segura de que los europeos nos ven aún como a Pajares y Esteso cuando vienen a visitarnos, pero bueno, vamos progresando. Un concierto de Bisbal con la filarmónica de Almería también sería un paso adelante.

Me alegro de que andes liado con el trabajo, eso es importante. De los malos rollos no me alegro tanto, a ver si se arreglan pronto. Nosotros aquí vivimos en un permanente culebrón, qué le vamos a hacer.

Besos

Anabel dijo...

¿Malos rollos? Espero que se pasen pronto