viernes, marzo 24, 2006

La red te da sorpresas, sorpresas te da la red

Definitivamente, pierdo demasiado tiempo cada dia haciendo el tonto en internet. Hoy es uno de esos dias en que no me arrepiento en absoluto de ello. No me pregunteis como, pero acabe en el concurso del blog "Todas" de articulos (periodisticos, literarios, se entiende) sobre mujeres. Resulta que hay unas entrevistas a los miembros del jurado. Uno de ellos es mi amigo Adriano. Le preguntaron por alguna anecdota relacionada con su blog. Con el tiempo que lleva con el y las satisfacciones que le ha dado, anda que no tendria historias y cosas curiosas que contar. Pues esto fue lo que dijo:

Seguro que a través de tu blog han surgido muchas anécdotas ¿puedes contarnos una?

Recientemente, me he encontrado con un amigo muy querido gracias al blog, un amigo con el que me emborrachaba y hablaba de física y de cosmología. Él ahora está en el Instituto Max Planck pero sigue siendo igual de bruto que antes.

Muchas gracias, Adriano. Me ha tocado. Algun dia habra que volver a los principios, a aquellas noches interminables, a las hogueras en las fiestas de Cubillos. A Lovecraft y a Einstein, a lo divino y a lo humano.

---------------------------------------------

En otro orden de cosas mas mundano: la semana que viene es el congreso de la DPG (la sociedad alemana de fisica). El congreso se celebrara aqui en Dresden (lo que significa que esta vez no me voy de cachondeo a ninguna parte), pero entre asisitir a las sesiones y tomamrme alguna cervecita con la gente que viene de fuera, seguramente tendre este chiringuito algo desatendido. Sentios libres igualmente de dejar los comentarios que querais, recordad que ahi abajo hay una discusion que yo querria haber empezado pero no acaba de despegar. Gracias de todas formas a todos por haberos pasado un momentillo por aqui. Seguire leyendo el correo, asi que estamos en contacto.

8 comentarios:

raquel dijo...

Oins, que romantico lo de tu reencuentro con Adriano... Nos lo tienes que contar mas despacio.

Pasalo bien en la Deutsche Physik Gemeinschaft, o como se diga... y no te olvides de hacer fotos en la sauna (ejem, ejem).

Saul dijo...

No tiene mucho que contar. Adriano se hizo famosillo en la red con su blog y asi di con el. Le mande un e-mail y asi reiniciamos el contacto. De hecho, el primer dia que volvimos a quedar estabas tu presente, Raquel... Eso si, te fuiste para casa antes de que la parte "bruta" de la noche comenzase...

Por cierto, ya he dado mi charla en el congreso de la DPG. Hop! Un trabajo menos!

Anabel dijo...

Voy a aprovechar este momento para saludar a Raquel!Que siempre la veo pro aquí:-)

Qué significa que sigue sigual de bruto???:-)

Otro voto para la foto de la sauna.

raquel dijo...

Hola, Anabel, me acabo de pasar por tu blog. Que cosas tan bonitas, no?

Saul, lamento decirte que el reencuentro con Adriano no fue nada romantico, ni una lagrimilla ni nada... No se notaba nada que hiciera tanto que no os veiais...

Besos

Saul dijo...

Gracias por estar siempre por aqui, chicas!

Anabel, que sigo igual de bruto, basicamente significa que sigo igual de campechano, buena gente... y juerguista. Y ademas, significa que sigo siendo mas bruto qu'n arao, as usual. El dia que quede con Adriano por Madrid fue un lunes. Nos echaron del ultimo bar (que ya estaba cerrado cuando entramos, pero uno tiene oflfato para encontrar garitos) casi a las seis de la manhana... Nos bebimos toda la cerveza de Madrid. :-)

Raquel: en realidad, tampoco hacia tanto que no nos veimaos, nos habiamos encontrado por Ponferrada como cosa de un anho o dos (o tres) antes. Y estabamos en la Purta del Sol. No es un buen lugar para abalanzarse el uno sobre el otro y rodar por los suelos como en los viejos tiempos.

Anabel dijo...

Me has escrito en alemán en mi blog,así que:tu padre,por si las moscas:-p

Hola,Raquel! Gracias por pasarte por el blog.

Saul dijo...

Me duele que puedas siquiera pensar que lo que he escrito no es algo bonito, snif :-(

:p

Adriano dijo...

Cabe despejar una duda: Saul y yo no somos pareja, de hecho, ya estamos perfectamente amancebados. Él con un landrú alemán y yo con un tabernero de Chamberí